ZZ…“un anticatalogo de ideas en torno al arte NO convencional”…ZZ

25/9/07

ME ENAMORE DE UN FAN DE FRANK ZAPPA

Me enamoré de un fan de Frank Zappa
Susana Meza

Quizás lo estoy imaginando, quizás no existe.Es posible que las canciones sean imaginarias y que en efecto, el final esté más cerca de lo que pienso. Puede ser que las voces y las notas sean fragmentos de mi imaginación, divagando en un mar de semen. La verdad es, who gives a fuck, anyway? No me importa que tan real o irreal pueda ser, así y sea algo que soñé, en mi mundo, esta ocurriendo y eso es lo que moja mi vagina al punto de convertirla en gelatina, y eso es lo que hace que mis grandes pezones hayan recobrado su sensibilidad.

La primera vez que escuché Watermelon In Easter Hay, fue por él, así que es lógico que lo primero que pensé mientras la música me atrapaba... fue en besarlo, besarlo hasta que mis labios se fundieran en los suyos, besarlo hasta que mis amígdalas rozaran su lengua… y mi lengua… atrapada en sus dientes grisáceos para siempre, presa y feliz en la sumisión de mi boca hacia su boca.

Las atrocidades que él me hace pensar y hacer no son nuevas, tenemos mucho tiempo en este juego, torturándonos a través del amor que nos profesamos y llevando la imaginación al borde, ensañándonos y sintiendo que juntos podemos hacer todo lo que aun no hayamos hecho, fantaseando que de alguna forma… la salvación del mundo de alguna manera depende de que yo lo envuelva con mis fluidos y me lo coma como una Mantis Religiosa luego de copular como lo que somos, como animales.

Pero… debo admitir que el pináculo de nuestro idilio llegó el día que me ayudó a frotar dos palos para que el disco se moviera.

Al parecer Zappa siempre llega de persona a persona, y en mi caso, llegó por la persona, ese hombre que me roba todo porque se lo permito, ese hombre que sabe que de convertirse en asesino yo sería su primera víctima pues mi pasión por él hace que metamorfosee en ofrenda, feliz y abierta, morir por él no es un sacrificio, ni una elegía, es un honor.

Él me quiere viva, así que me alimenta con canciones que tienen solos que me dan escalofríos, arpegios que me excitan al punto de dejar lo que estoy haciendo para devorarlo, para dejarme atar, para que me someta mientras escuchamos Dummy Up.

En este mundo, en nuestro mundo - incluso si no existe… soy feliz. Somos felices.

Pienso… mientras respiro entre los continuos orgasmos que él y la música me inspiran, que así debe ser la vida de todas las mujeres que se han enamorado alguna vez de hombres que aman a Frank Zappa.

No hay comentarios: